Una cubana post soviética


17 instantes de una primaveraSoy formalmente postsoviética. Cuando Gorbachov firmó el papel definitivo y la URSS se disolvió con la facilidad de un refresco instantáneo, la distancia entre Moscú y Regla era dramáticamente insalvable; tan insalvable y dramática como la distancia entre una bicicleta y un Lada.

El último presidente soviético siguió su vida sin muchas complicaciones, recibió un Nobel incluso. Pero en Cuba, según cuentan, hubo hasta una “tormenta del siglo” por los tiempos en que el Período Especial comenzaba. Qué hubiera escrito Shakespeare…

Las latas de manzanas y melocotones en conserva, las compotas rusas y los precios de a centavo me llegaron por las referencias lejanas de los mayores. Eran historias inevitables en cada apagón, narrativa de quinqué convertida en rito por la cotidiana ausencia de fluido eléctrico.

Para bien o para mal, mis tandas de muñequitos no se llenaban única y exclusivamente con animados soviéticos. Todavía recuerdo los horarios: de lunes a viernes, a las cuatro y cuarenta cinco de la tarde y por Cubavisión. La propuesta era una mezcla surrealista entre Lolek y Bolek y Mickey Mouse. Con los años solo quedó el ratón de los guantes blancos, demasiado chillón, didáctico e hipócrita.

Ya no hay más “conejo-lobo…”, no más “TE ATRAPARÉ!!!!” Ahora solo quedan críticos (o criticones) que alegan lo traumatizante de las producciones soviéticas. Sin embargo, yo me pregunto si Dora la exploradora no es igual –o incluso más- traumatizante que los muñequitos rusos.

Tal vez sufra de una obsesión sui géneris y preocupante. Cuando era niña y detestaba leer (nunca imaginé que estudiaría Periodismo), intenté varias veces enfrentarme a El Principito y, aun a riesgo de parecer atroz, todavía me es imposible ir más allá de la página de la boa. Recuerdo también que alguien me regaló Colmillo Blanco y Tom Sawyer… no pasé de la carátula.

Con trece años, resignada a que eso de los libros no era lo mío, cayó en mis manos Diecisiete instantes de una primavera, mi primera lectura seria, mi primera relación formal con un libro, para colmo una novela de espionaje soviética. La obra más conocida de Iulian Seminov se convirtió en una llave a mi actual adicción por el papel y la letra impresa. Muchos libros han pasado por mis manos desde entonces, algunos me parecieron buenos antes y ahora francamente los califico de aborrecibles; pero Diecisiete… sigue estando en el “top ten” de mi lista.

A estas alturas la URSS es un fantasma. ¿Cómo será haber nacido en un país que ya no existe? Lenin y su sueño, Stalin y los Gulags, subversión del sueño de Lenin, interpretación antidialéctica de la dialéctica marxista, Gran Guerra Patria, pretensión errada de comunismo, Perestroika, Glasnost, Sputnik, disolución.  Esa es la URSS histórica, incompleta por demás.

camra rusaMi URSS es el referente lejano de que una vez existieron en Cuba latas de manzanas y melocotones en conserva, compotas rusas y precios de a centavo. También es lo que quedó de la matrioshka de mi casa y aquella colección de objetos raros y toscos, pero eficientes: la batidora que parecía un arma de destrucción masiva, la máquina de coser con pinta de caja fuerte, la lavadora Aurika que lo mismo podría pasar por máquina del tiempo que por nave espacial… la cámara fotográfica Kiev que ya no es más cámara fotográfica sino pieza museable, como los pedazos de la época misma que una vez congeló en flashes.

(Tomado de PostCuba)

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en Variedades. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una cubana post soviética

  1. Jesús Pata de Palo dijo:

    Gracias a 17 instantes por haber ayudado a formar a quien ya escribe así. Ojalá hayas podido ver la serie que hizo la TV soviética : es uno de los pocos casos en que la versión para la TV no se queda atrás del original. Sigan escribiendo: tienen nun futuro por delante.

  2. Rafael dijo:

    Me gustó mucho. Viví esa época y ví 17 instantes. En este post pueden faltar muchos detalles y “colores”, pero lo que dice es suficiente para ofrecer una imagen fiel de un mundo y una época.

  3. delaisla89 dijo:

    Hola… nunca lei ni vi 17 instantes… pero si les puedo asegurar que esta generacion mia crecio escuchando eso de los gloriosos años 80,como yo le digo, y de lo varato que era todo y de lo que se podia hacer con 10 pesos… pero creo que ya basta de vivir ese pasado que nunca regresara, y que personalmente no me gustaria que regresara, porque era una falsa ilusion de prosperidad y desarrollo social, me gustaria que el futuro fuera real, y que seamos capaces de producir la carne que queremso comernos, no robada, sino adquirida legalmente…… creci con muñequitos rusos, que eran feos o tenian otra estetica, pero mil veces mas interesantes que todo loque quieren hacer o inventar ahora….. creo aemas que mi generacion no debe pensar en eso que fue sino en lo que sera y luchar por eso

  4. Alexander dijo:

    Que te cuento, yo vi “17 instantes..:” y recuerdo que todos nos quedábamos prendidos ante el televisor blanco y negro (soviético también) para no perder un instante de la trama. También recuerdo con mucho cariño la serie “Cuatro tanquistas y un perro” y cómo los muchachos después emulábamos en el barrio a ser como los héroes de la Gran Guerra Patria, inventamos un tanque de guerra y hasta nos tiramos del techo de la casa envueltos en un mosquitero, hazaña de la que recuerdo un severo esguince en el tobillo.
    Gracias por tu trabajo, me ha hecho recordar mi niñez, con Lolek y Bolek, el Oso Micha, Chevoraska, el Electrónico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s