Otra película de espionaje


Por Cinthya Cabrera Tejera

Snowden + espionajeMe pregunto qué hubiera hecho Iulian Seminov ante los casos de Assange y Snowden, tal vez nunca hubiéramos leído Diecisiete instantes de una primavera. ¿Será que de verdad el reality supera el papel?

El Googlegates que vivimos ahora abre grietas en las paredes pulcras de la White House. Después de aquellos Daños Colaterales se les rasgó el discurso de mesías. Ahora Edward Snowden nos confirma que Rupert Murdoch no era el único metido hasta el cuello en escuchas de llamadas telefónicas; peor aún: el gobierno de Estados Unidos te espía (y no es paranoia).

Mala de Edward. Se le olvidó que ESO-NO-SE-DICE. La gente tiene que seguir creyendo que la conspiración es solo una teoría.

Entonces lo tenemos corriendo, huyendo, pidiendo asilo. Tuvo más suerte que Bradley Manning. El país de la libertad de expresión, la democracia y la protección de los ciudadanos lo persigue por andar quitando máscaras. La inquisición busca a su hereje.

Solo dispuestos a ayudarlo otros herejes. Los “peligrosos gobiernos” latinoamericanos: Evo Morales, Daniel Ortega, Nicolás Maduro. Para colmo Rafael Correa ya tiene a Julian Assange (¿el primer plomero en abrir la llave?) en su embajada en Londres.

Así, secuestraron a Evo, el PRESIDENTE de Bolivia, porque supuestamente podría llevar a Edward en su avión.

Sin embargo, toda esta historia forma parte de la periferia de un asunto mucho más serio: el estricto control, casi fascista, de los medios de comunicación. Las industrias culturales como medio para alcanzar el fin de un pensamiento uniforme.

Detrás de las revelaciones –mejor, confirmaciones- de Assagne y Snowden hay fuerzas mayores, fuerzas que en definitiva protegen el propio sistema que aparentemente queda resquebrajado con tales escándalos.

Los casos de espionaje siempre hacen dudar. Y esperemos que todo este escándalo no termine siendo un caballo de Troya.

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en Estados Unidos, Medios, Opinión, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Otra película de espionaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s