¿Mientras más añejo… mejor? (+ Fotos)


Por Oscar Figueredo Reinaldo /Cubadebate/

Foto: Ismael Francisco/cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/cubadebate.

A sus ochenta años de edad, Dilia Montalvo Ortiz parece una joven. No importan las arrugas de su rostro, ni sus piernas caídas. Tan solo basta con su sonrisa y verla cada día en casa para comprender las cosas que ni el mismísimo tiempo puede aplacar.

Ella se incluye entre los miles de cubanos que forman parte de la población envejecida de la Isla, grupo etario que en las últimas décadas ha incrementado notabilísimamente su presencia en los hogares cubanos y que supone todo un reto para los próximos años.

Según la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), Cuba posee uno de los valores más altos de envejecimiento  del continente al presentar uno de los mayores índices de longevidad en comparación con otros grupos etarios de la población.

En la actualidad, la nación caribeña junto a Uruguay son los países más envejecidos de Latinoamérica, pero de acuerdo con proyecciones estadísticas para 2030 la isla ocupará el primer lugar en ese acápite en la región, con poco más del 30 por ciento de la población por encima de los 60 años.Gráfcio de personas con más de 60 años o más en Cuba

Al cierre del 2012 y según datos preliminares ofrecidos por el más reciente censo de población y viviendas el país cuenta con un  18,3 % de la población cubana en la tercera edad , lo cual ratifica el proceso de envejecimiento acelerado que vive la nación, en comparación con los arrojados por la encuesta nacional de fecundidad de 2009, cuando los valores eran de un 17.4%.

Al respecto Tania Méndez Amador, máster en Psicología de la Salud del Centro de Investigaciones sobre Envejecimiento, Longevidad y Salud (CITED), expresó que la Isla se encuentra, desde el punto de vista demográfico, en una situación inédita, pues presenta un ritmo de envejecimiento muy acelerado, el cual unido a los bajos valores de fecundidad provocará que en pocos años ocurra lo que se denomina una pirámide demográfica invertida. Eso presupone una mayor cantidad de adultos mayores.

«Este comportamiento— afirmó— debe intensificarse, y para el 2025, se pronostica que uno de cuatro cubanos tendrá 60 o más años. La edad promedio será alrededor de 44 años y Cuba tendrá todas las características de un país envejecido».

Aunque este fenómeno no es privativo de la mayor de las Antillas.

“Podríamos decir que la estructura poblacional a nivel mundial ha cambiado mucho en las últimas décadas. Gráficamente se podría observar como de  una pirámide ha pasado a ser una especie de botella, lo que evidencia la disminución de la población joven. Si en  la década de los 80 del pasado siglo existía un 8 % de la población con más de 60 años (384 millones), ya en el 2012 tenemos un 12 % (910 millones) y se calcula que para el 2050 tendremos el 22 % (2400 millones).”

Así mismo señaló que la vejez es una etapa de la vida a la que se arriba, definida por lo general a partir de los 60 años, mientras que el envejecimiento es un proceso que acompaña a todos los seres humanos desde su nacimiento.

MENOS NACEN Y MÁS VIVEN

Aunque diversas son las opiniones acerca de cuáles son las principales causas del fenómeno en el país, la mayoría de los expertos coinciden en que el envejecimiento acelerado experimentado hoy en la Isla es multicausal. Para algunos el hecho se debe fundamentalmente  a que en la actualidad existe una mayor expectativa de vida.

Demógrafos isleños sostienen que las causas principales del envejecimiento en Cuba son el incremento de la esperanza de vida y la disminución de la natalidad. La esperanza de vida al nacer es de 77.97 años para ambos sexos: 76 para los hombres y 80.02 para las mujeres.

Según declaraciones ofrecidas por el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento Nacional del Adulto Mayor, de Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, el envejecimiento es un proceso marcado  por la prolongación de la edad del individuo, gracias al desarrollo económico y social alcanzado.

“En Cuba, aunque el primero no ha sido logrado totalmente, el segundo sí ha permitido importantes avances educacionales, sanitarios y culturales que indudablemente han repercutido de manera positiva en el mejoramiento de la calidad de vida de nuestra población”.

Entre tanto Crisálida López, abuela del capitalino municipio del Cerro, sobre este mismo tema opina que se debe fundamentalmente a las transformaciones que en materia de salud se han dado  luego de la revolución.

“Antes uno se moría muy joven, tenías cincuenta y la pelona ya te andaba buscando… ahora la cosa es distinta pues tienes lugares a los cuales acudir en caso de que te enfermes pues todo ha cambiado después del 59”.

Otros, entre tanto apuestan por la reducción de la fecundidad y un último grupo indica la influencia de ambos factores.

“La persistente tendencia a la reducción de los niveles de fecundidad por un largo período de tiempo en la Isla han impactado de forma evidente en el envejecimiento poblacional, lo cual ha acelerado dicho proceso en el país ya que en la actualidad la pareja tiene una menor cantidad de niños” explicó la doctora Grisel Rodríguez, demógrafa del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM)

Población de Cuba Proyectada, segúun edades

Según investigaciones realizadas por el CEDEM, para la década del 30 del pasado siglo, se reporta un descenso interrumpido, por un relativo estacionamiento.  Tal tendencia fue propiciada, entre otras razones, por la entrada de inmigrantes hasta esos años.

En la década de los cincuenta, la fecundidad continúa con un descenso ya menos pronunciado, el cual hace que a fines de ese período, la TGF sea realmente baja dentro del contexto latinoamericano: 3,68.

Con el triunfo de la Revolución ocurre un alza en el comportamiento de este indicador que se prolonga hasta mediados de los años sesenta. A partir de 1965, se registra un nuevo descenso en la fecundidad del país, reportando valores por debajo del nivel de reemplazo para 1978.

La disminución de la natalidad se expresa en que las mujeres debían tener como mínimo 2.1 hijos, de ellos, uno del sexo femenino y en la actualidad tienen 1.43 hijos y no se alcanza una hembra, por lo que no se renueva y no crece la población.

Así mismo se plantea que la disminución de la mortalidad puede actuar de modo diferencial según la edad de los fallecidos, tanto en favor del rejuvenecimiento como del envejecimiento de la población.

Según un estudio realizado por Lic. Enrique Frómeta Sánchez, analista de la Oficina Territorial de Estadísticas en Santiago de Cuba y el Dr. RadamésPadró Estrada,  Especialista de I Grado en Ginecoobstetricia, si se reducen las defunciones en edades infantiles, se incrementa el número de niños en la población, lo que posibilita su rejuvenecimiento; en cambio, si decrece la mortalidad de los ancianos y por tanto aumenta su número, esto contribuirá en proporciones mínimas al proceso de envejecimiento de la población.

EL RETO

No obstante el envejecimiento es mucho más que una cuestión de cifras. Las personas mayores plantean desafíos específicos, pues constituyen una población heterogénea en términos de salud y discapacidad; y de su demanda de servicios de atención de salud, lo cual insta y reclama atención priorizada y especializada desde toda la sociedad.

Como consecuencia de este proceso el país tendrá que adecuar sus acciones, desde el punto de vista de su funcionamiento económico, social y cultural.

Digna Torres Orta, anciana de 76 años, considera que deberán eliminarse muchas de las barreras arquitectónicas presentes en centros hospitalarios y recreativos para facilitar el acceso de personas como ella a estas instituciones.

Por otro lado Bárbara Montalvo opina que el envejecimiento también tiene matices económicos pues para atender a un anciano se necesitan ciertas condiciones de vida.

“Los ancianos como mi mamá necesitan una alimentación adecuada para su edad, y más cuando ella es diabética. Muchas veces los alimentos que ella demanda no aparecen y cuando lo hacen a altos precios que un bolsillo normal no pueden costear. Para colmo los productos  vitales que se ofrecen en la libreta de abastecimiento como la leche en polvo descremada de dieta viene cuando quiere y no respetan los ciclos”

El abuelo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.El abuelo. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

En este mismo sentido Rebeca Sánchez Perdomo, ama de casa capitalina, plantea  que se deben mejorar algunos de los servicios que se prestan a los adultos mayores. « Mi mamá tiene 79 años y por sí sola no puede trasladarse. En ocasiones cuando la llevo a la consulta con el geriatra se forman  grandes aglomeraciones, porque no hay suficiente personal»

Referente a este asunto Méndez Amador, investigadora del CITED destacó la importancia de la formación de especialistas en geriatría y gerontología, la preparación de trabajadoras sociales, enfermeras y  psicólogos. Aseguró que se trabaja para contar con la cantidad de personal especializado requerido.

En la actualidad  Cuba posee una infraestructura que posibilita la atención al adulo mayo desde la atención primaria.

Según la propia investigadora existen más de 450 policlínicos y  11 486 consultorios médicos, donde se realizan  las diferentes  evaluaciones para medir la discapacidad del adulto mayor.

Así mismo resaltó que están habilitados 156 hogares de ancianos y 161 hospitales, con sus 34 servicios de Geriatría, entre otras instalaciones, que también brindan servicio a los adultos mayores.

Igualmente existen unas  229 casas de abuelos, el Programa Nacional de Educación para el Adulto Mayor; los más de 12 000 círculos de abuelos, en los que promovemos, más que el ejercicio físico, la socialización del anciano;  y hasta la conformación del Club de los 120 años.

Además, otro de los factores a tener en cuenta  se relaciona con la necesidad que tienen las personas de 60 años y más de contar con un pleno apoyo por parte de la familia, y por todos los actores que comparten su entorno social en general.

“… la familia a veces ve al anciano como que “ya este no sirve” lo sienta ahí y no le da la atención que requiere, y en estos momentos por ejemplo las cosas económicas le interfieren mucho a los ancianos porque ya le digo la posibilidad de ir a un lugarcito si no tiene dinero no puede ir”, expresó Rolando Cabrera, abuelo del municipio Plaza de la Revolución.

La familia se ha considerado institución básica de la sociedad, ya que constituye la unidad de reproducción y mantenimiento de la especie humana.

En Cuba, donde las posibilidades de viviendas son realmente un problema, se encuentran familias extendidas cohabitando y conviviendo en un mismo hogar; familias que -en su mayoría- podrían marcar entre tres y cuatro generaciones diferentes.

Foto: Ismael Francisco/cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/cubadebate.

Como reseñan diferentes investigadores en “El envejecimiento poblacional en Cuba, desde la mirada de los directivos del sector salud”si se toma en consideración que las sociedades contemporáneas dan muestra de un valor predominante hacia la juventud, entonces la vejez y los ancianos son considerados –en alguna medida “caducos”-, existiendo -por lo tanto- numerosas actitudes negativas que promueven el rechazo o la negación hacia el envejecimiento.

“Autores como Cuevas y Vera, han acentuado la necesidad que tienen los ancianos de ser aceptados y amados por la familia, de recibir afectos en el momento en que disminuyen sus capacidades físicas y mentales. Por ello, muchas veces la familia les ha motivado para asumir papeles que no le corresponden a cambio de recibir atención: compartir para merecer reconocimiento y afecto, y en algunos casos, hasta llegar al sometimiento familiar, al punto de decir: « ¡Está bien, lo haré, no se molesten conmigo!»”

Otro de los aspectos fundamentales en relación con este fenómeno es su impacto en las poblaciones económicas activas (PEA).

Interesante y complejo resulta, sin dudas, el hecho de que a nivel global la población económicamente activa de Cuba incrementará notablemente su edad media para llegar a ser cercana a los 42 años en el 2015. Este proceso no debe verse como un fenómeno negativo a priori, sino que se trata de una población que ha aumentado significativamente su calificación laboral debido a los avances educacionales.

Población de Cuba Proyectada, según PEA

Según la ONEI, no ocurrirán grandes variaciones en la PEA al menos hasta el 2015 ya que existe en la actualidad un saldo positivo de personas que laboran o están en condiciones de hacerlo en lo que se conoce como el bono o mantenimiento demográfico.

Los investigadores opinan que un año de quiebre será el 2021, cuando los cubanos que ingresen al retiro superarán a los que entren al mercado laboral a pesar del aumento reciente de la edad jubilatoria en cinco años:Todo un desafío para un país pequeño que busca ser más productivo sin perder los extensos programas sociales de su modelo.

Es por ello que la edad de jubilación en la mayor de las Antillas aumentó a 60 años para las mujeres y 65 para los hombres, además de que se estimula a los retirados ser miembros activos de su sociedad.

En paralelo se estipulan normas que permiten a los jubilados volver a trabajar sin perder sus pensiones, y las leyes que flexibilizan el trabajo por cuenta propia les abren la puerta.Población de Cuba Proyectada

Los demógrafos coinciden en que la población cubana ya llegó a su volumen máximo sobre los 11 millones y a partir de ahora será siempre de crecimiento negativo.

La clave del éxito para enfrentar este nuevo reto estará en no sumir el envejecimiento como algo negativo a priori sino más bien como una oportunidad que tenemos todos de vivir como Dilia Montalvo Ortiz una vida más larga y mejor.

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en Economía, En Cuba, Especiales, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s