El hombre: lobo del hombre


Por Ulises Calvo Borges

Banderas cubanas-lineamientos

En septiembre del 2010, poco antes de la publicación del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, se desató en la sección Cartas a la Dirección del periódico Granma un debate sobre el proceso de reestructuración económica que se planteaba nuestro país.El 24 de septiembre, un lector publicó su opinión a favor de la legalización de la pequeña y mediana empresas privadas[i]. Ese mismo día apareció el nuevo listado de trabajos por cuenta propia, para algunos de los cuales se permitía la contratación de mano de obra.

Al respecto se pronunció, el 1 de octubre, otro lector, quien opinabaque con estas medidas ya se autorizaba la pequeña empresa privada y que debíamos garantizar una distribución mayorista a los productores privados antes de poder transitar a la mediana empresa, pues, a fin de cuentas, “en el socialismo sólo son de propiedad social los medios fundamentales de producción, los triviales pueden ser privados”[ii].

Cafetería de un cuentapropista

Cafetería de un cuentapropista

Recuerdo que, en ese momento, había un aspecto que no me quedaba claro en ninguno de los dos escritos. Cuando hablaban de pequeñas y medianas empresas privadas, ¿sólo se referían a las de propiedad cooperativa o englobaban también a las capitalistas? Por pequeña o mediana empresa privada capitalista me refiero aaquella propiedad de un dueño, que contrata mano de obra asalariada. Esto no excluye que el propietario sea, además, uno de los trabajadores.

Las empresas privadas de propiedad cooperativa forman parte de nuestro modelo económico. En ellas todos los trabajadores participan realmente en la toma de decisiones, en el trabajo, en la repartición de las ganancias y en el pago de impuestos. Su ampliación a otros sectores de la producción y los servicios (artesanía, construcción, gastronomía, etc.) no ataca la esencia del sistema.

Sin embargo, no estoy de acuerdo con la autorización de las pequeñas y medianas empresas privadas de propiedad capitalista. Cuando un propietario contrata a un jornalero, alguien que trabaja por un salario, ocurre explotación del hombre por el hombre; porque ningún empleador paga a su empleado todo el valor que este crea. Si el propietario fuera a pagarle el valor de todo lo que produce, ¿para qué lo contrató?

En este esquema represento de forma simplificada un proceso productivo cualquiera, que puede ocurrir en cualquier zapatería o pizzería particular:

Esquema de Plusvalía

Esquema de Plusvalía

En este ejemplo, el propietario invierte un capital de $100 en adquirir fuerza de trabajo y medios de producción. Como resultado de la interacción de estos dos elementos en el proceso productivo, se crean bienes y/o servicios por valor de $150. La diferencia de $50, de la que se apropia el dueño, es la plusvalía. Toda persona que contrata empleados busca obtener plusvalía del trabajo de éstos. De otro modo, trabajaría solo.

En este punto, surge la siguiente pregunta: Si el mesero de una ‘paladar’ gana 5000 pesos al mes y el de la cafetería estatal, sólo 500 pesos ¿quién es más explotado?

No voy a defender la ineficiencia de muchas entidades estatales ni voy a negar la productividad de algunas ‘paladares’. El mesero de la ‘paladar’ lleva una vida muchomás desahogada que su colega de la cafetería estatal; pero es el único que se encuentra bajo condiciones de explotación.

A ninguno de los dos se les paga el producto íntegro de su trabajo. La diferencia está en que el propietario de la ‘paladar’ emplea la plusvalía que obtiene del mesero para satisfacer sus propias necesidades. Por su parte, al mesero de la cafetería estatal se le descuenta“un fondo de reserva, otro fondo para ampliar la producción, […] para los gastos de administración, escuelas, hospitales, asilos de ancianos”[i].

Quizás algunos piensen que exagero; pero entre un mesero y otro subyace la disyuntiva de contribuir al enriquecimiento de una persona o al de la sociedad; de servir a un dueño o a Liborio.

Según el artículo 14 de nuestra Constitución: “En la República de Cuba rige el sistema de economía basado en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción y en la supresión de la explotación del hombre por el hombre.”[ii] Una persona no puede hacerse rica con el trabajo de otra (ni el jefe corrupto de una empresa estatal ni el dueño de un negocio privado).

Esta explicación, con esquema y todo, fue enviada al diario Granma; pero no fue publicada. El tiempo se encargó de responder mi pregunta: la existencia de pequeñas y medianas empresas —que yo creía coyuntural— pasó a formar parte de la política socioeconómica refrendada por los Lineamientos. Sin embargo, el 2012 terminó sin una ley de cooperativas que extendiera esta forma de propiedad a otros sectores de la economía.

Lenin, en El Estado y La Revolución, planteó que en la primera fase de la sociedad comunista, “a la que suele darse el nombre de socialismo”[iii], “los medios de producción han dejado de ser ya propiedad privada de los individuos para pertenecer a toda la sociedad”[iv]. Nótese que aquí no dice “los fundamentales”.

Creo que enel proceso de transición hacia el socialismo que experimenta nuestro país puede existir la propiedad privada. Incluso, nuestro modelo de sociedad socialista podría contemplarla. Pero lo que encuentro incongruente con el socialismo es la explotación del hombre por el hombre.

Esta, en el marco de la pequeña empresa privada capitalista puede responder a una necesidad económica coyuntural, puede ser un paso atrás ‘para coger impulso’. Pero si se convierte en la vía para llegar más rápido al socialismo, ¿cuándo y cómo la harán desaparecer?


[i]Lenin, V. I. “El Estado y La Revolución”, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1973, p. 100.

[ii]“Constitución de la República de Cuba”, Editora Política, La Habana, 2010, p. 31.

[iii] Lenin, V. I. Ob. Cit., p. 103.

[iv] Lenin, V. I. Ob. Cit., p. 101.


[i] Cordero Hernández, E. “Para contribuir todos al debate”, en Granma, 24 de septiembre del 2010, p. 10.

[ii] Curbelo Acosta, O. “Me incorporo al debate”,en Granma, 1 de octubre del 2010, p. 13.

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en Economía, En Cuba, Opinión, Política, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s