¿Quo Vadis Obama?


Por Chintya Cabrera

Obama...

Obama durante la presentación de su discurso por la toma de posesión

Lo digo francamente: hubo muchas cosas que me llamaron la atención en el último discurso –o mejor dicho, la más reciente puesta en escena- de Obama. Una de las primeras fue los turnos para los aplausos, sin son ni ton, liderados por el vicepresidente Biden. Cada cierto número de oraciones, que confieso fui incapaz de contar, Biden se paraba y aplaudía, de inmediato, era secundado por casi toda la sala. Boehner, el presidente de la Cámara de Representantes, le siguió el juego durante un rato, pero después parece que se cansó y no volvió a levantarse de su silla.

Nunca entendí las ovaciones en medio de aquellas reiteraciones e irrelevancias, redactadas como si fueran las declaraciones más novedosas y relevantes del planeta. Por ejemplo: “Estados Unidos salió de la crisis”, ¿entonces qué nombre se le pone a las frecuentes reuniones entre demócratas y republicanos para elevar el techo de la deuda o para evitar un “abismo fiscal? ¿Inestabilidad? ¿Desacuerdo? ¿Qué nombre se le pone a la violencia en las escuelas y al incontrolable mercado de armas? ¿Inseguridad? ¿Todo eso no forma parte de una CRISIS del sistema?

Ah, claro, se me olvidaba… existen los eufemismos y la retórica torcida y manipuladora.

Obama, otra vez, instó a mirar hacia adelante (“look forward”), reiteraba su eslogan, quizás para desvirtuar a su “público” de los problemas graves del presente de la nación norteamericana. Él dijo que se estaba trabajando duro para resolver esas dificultades. En realidad, lo único que han demostrado las medidas de la actual administración y del Congreso estadounidense es ganar un poco de tiempo, no hay ninguna solución definitiva. Así, la respuesta a los tiroteos en las escuelas, y a la violencia de manera general, han sido discusiones interminables entre demócratas y republicanos, mientras se consolida el mercado de artículos antibalas.

Soldados durante conflicto en Afganistán

Soldados durante conflicto en Afganistán

En cuanto a política exterior, no faltó Afganistán y la promesa de la retirada de las tropas para 2014. ¿Realmente se van todos, absolutamente todos los soldados estadounidenses? ¿No se quedará nadie para “ayudar”? ¿Qué pasa con las corporaciones petroleras? ¿Quién las controla realmente? Preguntas simples, cuestiones que no me dejó clara la doble retórica obamiana, sombras en el “si, pero” de su discurso.

No podía faltar el tema de las armas nucleares, centrado por el control de Irán y Corea del Norte. “No podemos permitir que caigan en las manos equivocadas”, dijo el Presidente. ¿Cuáles son las manos equivocadas? ¿Israel no es una mano equivocada? Sin embargo, el estado judío quedó fuera de toda referencia, otro de los agujeros negros en la intervención de Obama. Entonces, me surge la duda: ¿quién controla el desarrollo nuclear de Israel? ¿Quién le vende los drones y el armamento al gobierno de Netanyahu?

Y ya que caímos en Medio Oriente, le toca el turno a Al Qaeda. Según Obama, la organización “enemiga” está débil, pero está. La contraparte se hace necesaria para validar un paradigma, un sistema en crisis. La lucha contra Al Qaeda sigue siendo parte de la justificación de lapresencia de Estados Unidos en esa zona. ¿Qué es Al Qaeda? ¿A qué intereses responde y en qué circunstancias fue creada? Cuestiones oscuras del discurso de Obama y del sistema que lo respalda.

También hay otros enemigos… ¿situados en oscuros rincones del planeta, como decía Bush? Y en este caso, no fue tan explícito en su intervención más reciente como en su toma de posesión: “tenemos que luchar contra el comunismo”, dijo entonces. A cualquiera le parecerían palabras sacadas de los setenta, pero no, fueron del 2013.

Otra escena más de una película de suspenso, una retórica hecha, precisamente, para que nadie la entienda, para que la mayoría ni siquiera intente pensarla. Otro esfuerzo para repetir implícita o explícitamente que Estados Unidos es el líder y la mejor nación del planeta. Curioso, eso también lo decía Hitler de la Alemania nazi.

Al menos me he convencido de algo: la academia del cine estadounidense debería gestionar lanominaciónde Obama para un Oscar. De todas maneras, le dieron un inmerecido Nobel de la Paz y tal vez, el premio a mejor actor pueda llevarlo con más honra.

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en Economía, Estados Unidos, Opinión, Política, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Quo Vadis Obama?

  1. Caperuza (@Caperuzacubana) dijo:

    muy buena la combinación de las fotos y el texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s