Desafíos para un Caimán


Entre los principales temas debatidos en la más reciente Sesión Plenaria de la Asamblea Nacional es el acelerado envejecimiento poblacional que deberá enfrenta la Mayor de las Antillas.

Desde el pasado siglo Cuba experimenta un descenso acelerado de sus niveles de fecundidad, que unido al envejecimiento poblacional provocará que la isla disminuya levemente su población para el 2025.

Tomado de Radioangulo

Tomado de Radioangulo

El comportamiento de las tasas de fecundidad ha dejado de ser para muchos una simple  estadística. Y es que no solo para los demógrafos, sino también para doctores, sociólogos y población en general, el tema ha adquirido  una importancia colosal en los últimos tiempos.

El hecho de que Cuba se situé actualmente entre los países con menores valores de crecimiento en este importante índice, ha comenzado a inquietar a más de un especialista, y a la vez ha motivado la búsqueda de posibles soluciones para este fenómeno, que a las claras será el reto más importante a enfrentar por nuestro país en el siglo XXI.

La disminución en términos relativos de la cantidad de nacimientos ha lo largo de más de treinta años, ha provocado que no se alcancen en la Isla la tasa de reemplazo requerida, de ahí la preocupación de no pocos, al pronosticarse que Cuba disminuirá levemente su población, y que la nación estará más envejecida.

Pero lo más relevante de toda esta situación, no solo está en el hecho de que varíen todos estos indicadores demográficos, sino en la repercusión que a escala macro y micro social tendrá sobre cada cubano este fenómeno inédito; ya que este peculiar escenario impondrá nuevas formas de convivencia, al tenerse que readaptar varios espacios sociales.

Los cambios en el comportamiento de los niveles de fecundidad han sido tratados de explicar a partir de la llamada teoría de la Segunda Transición demográfica, la cual expone el tránsito desde altos niveles de fecundidad y mortalidad hasta otros más bajos para países del viejo continente, sin embargo en el contexto cubano este ha adquirido rasgos muy peculiares.

Mientras que en Europa el fenómeno necesitó siglos para que se iniciara y desarrollara plenamente dicho proceso, Cuba tan solo lo hizo en cien años. Así lo demuestran los datos ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), pues a principios del siglo pasado la Isla reportaba tasas superiores  los 6.0 hijos por féminas, mientras que en la actualidad las cifras no sobrepasan los 1.70.

Entre las principales causas asociadas a la disminución acelerada de estos niveles de fecundidad se encuentran la ampliación y mejora de la atención médica a las embarazadas, así como la elevación del nivel educacional de la mujer, la cual se ha convertido en eslabón fundamental dentro de la sociedad cubana de hoy.

Otra rasgo interesante de dicho fenómenos está en las condiciones de subdesarrollo económico que existen en el país, los cuales han condicionado en muchas ocasiones, que se aplace el momento para tener el primer hijo o que se reajusten los planes en cuanto a cantidad de miembros de la familia.

En cuanto este tema, interesantes son los datos dados a conocer por la última Encuesta Nacional de Fecundidad efectuada a fines del año pasado, la que demuestra que los ideales reproductivos se ven condicionados por las realidades socioeconómicas imperantes en el país, por lo que el número de efectivos a concebir no sobrepasa de los dos hijos.

Es importante destacar igualmente que este es un rasgo transmitido a través de varias generaciones, por lo que no sería difícil decir que es un patrón incorporado a la cultura reproductiva de la mujer, por lo que el hecho adquiere otras dimensiones dentro del plano social.

No menos importante resulta la tendencia de concebir a mayor edad, realidad concreta que se ve ejemplificada en la tenencia de hijos luego de pasado el intervalo ideal que es entre veinte y veintinueve años de edad.

Según estudios realizados, las cifras se elevan por encima del 69.3 por miles, las cuales en comparación con años anteriores ha aumentado gradualmente, como muestra de una maternidad tardía en consecuencia de un mayor grado de escolarización de las féminas, así como el interés por elevar el poder adquisitivo en función de proporcionarle al futuro hijo, un hogar “adecuado, con las condiciones mínimas”

f0208407

Estos comportamientos supondrán un reto a las instituciones médicas del país, pues debemos recordar que Cuba tendrá una población envejecida, por lo cual deberán crearse todas las condiciones para una fecundidad a edades más avanzadas.

Otro de los aspectos que han incidido en las bajas tasas de fecundidad son los llamados determinantes próximos fundamentales, los cuales han sido históricamente para el caso de Cuba, el uso de anticonceptivos, el aborto voluntario y la nupcialidad.

En el caso cubano, la anticoncepción es el principal determinante que contribuyó a la reducción de la fecundidad, siendo el mismo el responsable de una disminución cercana al 52 por ciento durante el período de 1972-1987.

Según la última Encuesta Nacional de Fecundidad, la población cubana tiene un elevado conocimiento de los diferentes métodos de anticoncepción, e incluso un uso elevado de los mismos, aunque dicho uso no resulta constante.

Ello provoca que en no pocas ocasiones las parejas tengan que recurrir al aborto o a la regulación menstrual para evitar embarazos no deseados.

La alta prevalencia de estos eventos evidencia que los cubanos en la actualidad están utilizando estos procedimientos como métodos anticonceptivos, es decir, como alternativa al no uso -o al uso incorrecto- de los diferentes métodos.

La tendencia a bajos niveles de fecundidad, descritos con anterioridad, ha determinado que en la actualidad Cuba posea uno de los valores más altos de envejecimiento  del continente, al presentar los mayores índices de longevidad en comparación con otros grupos etarios de la población.

Esta situación, sin precedentes para el país, muestra un ritmo muy acelerado, lo cual provocará que en pocos años se presente lo que se denomina una pirámide demográfica invertida.

Solo si se tiene en cuenta que para el 2025 se pronostica que  uno de  cuatro cubanos tendrá 60 años o más,  y que la edad promedio ascenderá alrededor de los 44 años ocasionará que se tengan que tomar acciones desde el punto de vista de económico, social y cultural.

Entre los aspectos ha tener a consideración se encuentran el reajuste en las formas de convivencia dentro del hogar, la creación de espacios de esparcimiento para las personas de la tercera edad, así como la ampliación y el reacondicionamiento de los servicios médicos, especialmente los de geriatría.

Otro elemento importante es el impacto que tendrá este proceso en la población económicamente activa, la cual incrementará su edad media para llegar a ser cercana a los 42 años en el 2015.

Este proceso no debe verse como un proceso negativo a priori, sino que es una población que ha amentado significativamente su calificación laboral debido a los avances educacionales.

Por lo pronto, no queda más remedio que prepararse para la difícil coyuntura demográfica que se nos avecina pues no se prevé recuperación por parte de grupos o cohorte alguna. La fecundidad será muy baja y envejecida y en consecuencia el país también lo será.

De ahí la necesidad de actuar con celeridad en cuanto a la toma de decisiones para disminuir los efectos negativos de este fenómeno pues como dice el  refrán “hombre precavido vale por dos”.

Anuncios

Acerca de sentirjoven91

Comencé a soñar con el periodismo sin darme cuenta, cuando solo era un infante. Mi abuelo me abría las puertas de este mundo cuando pensaba realmente en ser maquinista de un tren. Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba. Colaboro con el espacio informativo Mesa Redonda y Con el Sitio Cubadebate.
Esta entrada fue publicada en En Cuba y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s